miércoles, 2 de mayo de 2012

30 de abril

30 de abril
Y sí, proclamo vehementemente mi incapacidad para olvidar esta fecha cuna del improperio, el disgusto y mi fobia por los niños... pero aún así bendita fecha que permitió hubiera nacido la poseedora de la mirada más hermosa que mi propia mirada hubiera podido aceptar. Cadavérica tez, voz inimitable, diáfanos ojos que paradójicamente encierran un amoroso deseo reprimido. ¿Dónde estás vampira ferviente cuyas frías expresiones extraño desde tiempos arcanos? Un susurro cargado de vaho sagrado y alcoholico espíritu me remite a recordarte en pleno éxtasis onírico deseándote no te olvides de la persona que te querrá por toda la eternidad y un día. Feliz Cumpleaños bonita y fría darketa Siempre tuyo Beto

martes, 12 de abril de 2011

LOS SONIDOS DEL SILENCIO

"Hola obscuridad, mi única amiga"
Paul Simon

La brisa reconforta aquellos corazones
que al parecer perdieron al ser amado
lo que ignoran es que negros nubarrones
esperan al que será pronto sepultado

Y es así cuando me pregunto
¿Qué hay más allá de la muerte?
mis queridos vistiendo de luto
donde todo acaba incluyendo la suerte

Y los miro observando mi ser
yacente cual doncella dormida
insensible los puedo yo ver
pues mi alma se encuentra ya perdida

Me mimetizo con la noche
y les intento yo hablar
del féretro no se pone aun el broche
Y silencio es lo que les puedo gritar

Y se acerca mi madre llorando
¡detente! le suplico gimiendo
ella se congela esperando
solo un abrazo para acabar con su sufrimiento

Y en eso mi padre se detiene
seco y frío comola parca
es asi como el diablo se entretiene
que hasta al amor hacia el infierno embarca

Y se acerca mi hermana sonriente
con la pena escondida en su pecho
¿qué ha sido de ti hermano latente?
que no abandonas sin dejar provecho

Y es cuando le digo a mi familia
aqui está su hijo fallecido
recen por mi una homilía
antes de que me haya desparecido

Y en eso se acerca mi mejor amigo
pregúntandome si existe más allá de la vida
tan solo hay obscuridad del que lleva consigo
la ausencia de Dios y un alma perdida

Es así como me retiro
dirigiéndoe hacia lo negro
de lo vivido realmente me alegro
y es cuando diré que nada espero.

Beto

martes, 1 de marzo de 2011

Y CUANDO DESPERTÉ TU SEGUIAS ALLI
Crónica de una crónica en Coyoacán

I
3 de agosto, Centro de Coyoacán
Frío, un intenso frío que no superaría lo penetrante de mi mirada. Algunos asientos vacíos en aquella conocida cafeteria-librería coyoacanense donde se vislumbran varias parejas en pleno preludio himeneico y ciertas tertulias con pretensiones snobs. Te observo a lo lejos; aun intento recordar si leías a Proust o a Kafka; pose intelectual: pierna cruzada, café y cigarro. De fondo se distingue el 2º. Movimiento de la 9ª sinfonía de Dvorak mientras bocanadas de humo salen de tu exquisita boca tras cada sorbo de express.

Por vez primera miré tu cara: tez blanca; cabello castaño claro y largo; nariz respingada estilo semita y lentes, esos lentes que hacen buen juego con tu pose. Cruzas la otra pierna y me miras. El escalofrío no tarda en llegar, tan solo nos sonreímos…

II
La tarde era soleada pero hacia igualmente frío. Tu atuendo acorde al clima que acostumbra hacer al norte de Alemania en otoño y así me acariciabas el rostro con tu mano enguantada. Un trago a esa Spilsner oscura mientras comenzabas a recordarme cuando nos conocimos ese 3 de agosto en Coyoacán 10 años antes. Al fondo se vislumbra la Plaza de Alejandro y las estatuas de Marx y Engels como atentas comparsas de nuestra aventura mientras observan de frente la modernidad capitalista. Me besas tiernamente en los labios recordándome lo incompatibles que solíamos ser.

-¡¡Calla!!- Le espeto. - Mejor vayamos a hacer el amor nuevamente…

III
Tus manos recorrían cada centímetro de mi cansado cuerpo. Tarareabas a Gardel, tarareabas mi destino. Nuestros estómagos rebozaban de esos maravillosos panchorizos con chimichurri consumidos en plena Plaza de Mayo

-Tienes que recuperarte que mañana regresamos a la misma milonga- Me señalaste mientras tus dedos se clavaban en mis muslos recordándome que del tango no me podría salvar.

-¡Vayamos pues!- le contesto -¡Qué eres como la Maga! Ya le moviste al mate…-


IV
-¡Te odio porque odias a Simón de Bouvier!- me comentabas con esa calma que te caracteriza. -¡Eres un macho inconciente y sibarita de la soledad!- siguió conteniendo la carcajada.

-Si, y también odio a Hanna Arendt- le contesto como dándole la razón. –Las feministas no buscan igualdad sino otra verticalidad donde el “empoderamiento” esté de su lado- le insisto como buscando su enojo.

-De acuerdo- me señala. –Pero para mí eres como Heidegger: por eso te odio y por eso me gustas; pero nunca te llegaré a amar- Carecí de cualquier argumento para debatirle, tan solo callé.

En eso suena el despertador y me despierta esa acostumbrada melodía de Leonard Cohen.

-Todo fue un sueño, un éxtasis onírico- pienso ruborizándome. Sin embargo siento a alguien a mi derecha y allí estabas, mirándome con cierta dulzura.

-¿Recuerdas Coyoacán?- le pregunto como pidiendo por mi alma.

-¡Siii!!- me responde divertida. –Vayamos pues a desayunar-


V
-¿Me compra una muñeca?- me dice aquél niño sacándome de mis pensamientos. Mi primera reacción fue de asombro y la vuelvo a ver en la mesa de enfrente. Se escuchaba ya el 4º movimiento de la misma 9ª sinfonía de aquél héroe bohemio cuando se para dispuesta a pagar su café. El entorno era prácticamente el mismo y vi la fecha: 3 de agosto.

-Toma lo de la muñeca, pero llévaselo a ella- le digo al niño no sin cierta ansiedad. Al momento de mirar la muñeca me volvió a sonreír…


VI
Hace unos momentos le pedí que me ayudara a redactar nuestra historia. Esa historia que se remonta ya a 20 años desde aquél café. La sueño, la huelo y la miro con total confianza. Sé que la amo. Es por eso que el día de hoy me acompaña en mi sueño; aquella que –como me recordó Girondo- dejó de ser etérea y se convirtió en pedestre. Así que no me despierten, porque cuando lo hice, ella seguía allí…

Beto

martes, 30 de noviembre de 2010

No Cumpleaños...

Chueca, vestida de pebeta, ceñida y coqueteando, su desnudéz...
Gardel

Mirada atónita se posa descaradamente en el trasero de aquella nínfula con deliciosos labios que parecieran pedir a gritos un portentoso ósculo babeante de vodka. En la mesa un reto a la paciencia distribuida en "En Busca del Tiempo Perdido" del maestro Proust mientras Kafka pareciera burlarse de mi desfachatéz onírica: Te soñé en pleno Paseo de la Castellana compartiendo con este tu amigo del mejor Rivera del Duero y unas lonjas de Jabugo pata negra (tu filia por el pasto no pudo resisitir al encanto del bellotero). Pienso y repaso en mi subconciente mientras las notas de Lou Reed amenazan con sacarme toda el agua vertida en lágrimas lujuriosas que solo los melómanos podemos comprender: Take me to the Wild Side y un cachondo estribillo mientras recuerdo los mejores momentos pasados juntos: Cuando te conocí en una tertulia; los cafés en Villa de Cortés; el viaje a Oaxtepec; aquella tarde en Gante con Bohemia oscura de por medio; el orgasmo vivido con A Day in the Life y por supuesto, aquél curado de fresa y mandarina cautivador donde el neutle nos acercó a Quetzlcoatl.

Siendo así, no queda más que susurrarte a L.Cohen dando exhalaciones de dulzura y camaraderia mientras nos acabamos el último mm. de bacha que el master Hendrix nos compartió desde las disonancias de su lira convertida en un infierno acústico. Es así como imaginé festejando tu cumpleaños con salud de por medio.

Que te la pases etílicamente y cachondamente maravilloso

Beto

viernes, 18 de junio de 2010

TU SONRISA

A A.

En plena etapa existencialista
en mi afanosa búsqueda por encontrarme
como el mismo Dante en espera de su guia
te encontré sin haber logrado hallarme

Sentimientos rotos, corazón ofuscado
como si un apocalipsis corriera por mis venas
solo una luz, una luz pudo haberme salvado
esa sonrisa tuya, que ayudó a aliviar mis penas

¡Un hermoso universo! yo lo llamo carácter
amistad pura y sencilla es lo que me ofreciste
yo la tomo, es mi mas grande tesoro
y te ofrezco un corazón, que ya un dia conociste

Siendo lo más amoroso del dulce
bondad plena, eso al hombre ata
¿O acaso es lo más dulce del amor?
la mimsa sonrisa tuya, eso a mi me mata

Sin embargo el corazón me ha traicionado
ya no es aquél dulce cariño recíproco
el corazón pone al viejo sentimiento a un lado
y siento que me desangro poco a poco

Pero aquella bondad sigue presente
y tu estás allí omnipotente
yo tengo una espina en el pecho, aun te miro de frente
yo te sigo queriendo, lo dice mi corazón conciente

¡Oh hermosa vida culpable!
el ajedrez del destino juega conmigo
¿Porqué desperté al eros nada afable?
¿Porqué solo puedo ser tu amigo?

Una paz agradable inunda mi pecho
escuchas mis palabras, eso me levanta
pero siento un gran vacío que de mi no saca provecho
¡es esa sonrisa tuya! que a mi me mata...


Beto (1998)

martes, 8 de junio de 2010

ANOCHE TE SOÑÉ

Anoche te soñé
naciendo de la espuma
cual hermosa Venus en la bruma
aquella a la que un dia amé

Anoche te soñé
hija de Afrodita
salvaje y atrayente
y me miraste con desprecio
y me miraste con ternura
¿Dónde quedó tu pasado?
¿Aún no recuerdas siendo secuestrada por Paris
porque Eros disparó en en ti su flecha de plomo
pero en mi ensartó su saeta dorada

Anoche te soñé
bella Mitra arcana
aquella a la la que ofrecí sangre y vida
aquella que de su pecho leche emana
porque fui objeto de tu desprecio
porque fui castigado en la tierra y tu en el Nirvana

Anoche te soñé
hermosa Isis etérea
que recogiste los pedazos de tu amado
y que mi corazón lo llegaste a poner al lado
poque tus lágrimas formaron el Nilo
pero a mi alma nunca darás asilo

Anoche te soñé
oscura Lilith arcaica
que fuiste la primer Eva
aquella de luengua prosaica
ésa a la que todo mortal desea
pero que nunca nadie te posea


Anoche te soñé
desnuda como Ishtar
que descendió al más profundo inframundo
que me encerró en el lugar más inmundo
pero eso si, anoche te soñé
y aunque a mis ojos quieras parecer odiosa
sin duda toda la vida serás mi Diosa.

Beto

EROS, TÁNATOS Y VAMPIRIA AD EXTREMIS

Parpadeo por un breve instante y vislumbro tu oscura silueta cual sensual metáfora expresionista, maldad darketa, reina nocturna. Me seduces y me envuelves con tu negro manto mientras un aterrador frío amenaza con congelar lo poco que me queda de sangre.

Mi corazón aún palpita y descubro con mi lengua la salinidad de mi propia sangre al lamer esas delgadas tiras de hemoglobina que caen desde tus labios hasta tu pecho tan necesitado de los mios. ¡¡Qué bella te vislumbro!! blanca como un cadáver, ojeras perversas que observan extrañamente una débil erección. Te poseo con mis pocas fuerzas como el último deseo de un moribundo sacrificado en el ara de su Diosa. Aprieto fuertemente tu cuello al sentir easa contracciones pélvicas. Pareciera que mi resto de sangre es apenas el suficiente como para mantener mi deseo de estar dentro de ti. Mientras más observo tu demoniaca expresión más te deseo, viva expresión vampírica de la lujuria materializada en este obscuro cadáver al cual mantengo vivo con mi propia alma.

MI lascividad contigo carece de fin. Sé perfectamente que eyacularé mi última exhalación vital penetrando tu lujuriosa y húmeda caverna terrenal. Éste es nuestro acuerdo: ofrezco mi vida para que tan obscura entidad mantenga su presencia entre los hombres, mi lujuria nunca tuvo límites.

Beto